Comunicado EME – Barcelona 18/08/17

Logo_EME

Las Obediencias masónicas que componen el Espacio Masónico de España y que firman esta declaración se muestran consternadas ante una nueva aparición del Terror que pretende acabar con las formas de vida pacíficas y democráticas en el conjunto del planeta. Esta vez ha sido la ciudad de Barcelona, pero antes ha habido víctimas inocentes en tantos lugares que conservamos en nuestra memoria. Todas las víctimas son nuestras víctimas. Hoy lamentamos los muertos y los heridos de Barcelona, muchos de ellos turistas que gozaban de ese camino hacia el mar que es la Rambla. A la vez, nos sumamos a la espontánea solidaridad de tantas personas que se han puesto a ayudar desde el primer momento.

Escribimos esta declaración cuando aún no se ha acabado el Terror, cuando siguen llegando noticias de incidentes con los policías esparcidos por la Ciudad y en los distintos controles. Aún hay personas retenidas, cuya vida está en peligro. Llamamos a todos a seguir las indicaciones de las fuerzas policiales y a no interferir su trabajo, un trabajo en el que ponen en peligro su vida. Es el momento de mantener una gran disciplina ciudadana.

Las Ramblas. No es por casualidad. El Terror ha atacado y ataca los lugares en los que la gente expresa su felicidad, se ama, se alegra con sus amigos, baila y bebe. El Terror quiere acabar con los jóvenes y con sus expectativas de futuro. Pero nuestra respuesta ha sido hasta ahora y va a seguir siendo la misma: ¡no nos arrodillaremos! Vamos a luchar más denodadamente que nunca por los valores democráticos, por la dignidad de las personas, por el libre desarrollo de la personalidad, por la emancipación de las conciencias y por la sujeción de todos al ordenamiento jurídico como garantía de nuestra forma de vida cosmopolita y abierta.

Y, al mismo tiempo, desde la condena más firme de la barbarie, desde la unidad de nuestra sociedad por la paz, y desde la solidaridad fraternal entre todos los países del mundo que ya han sufrido o que pueden sufrir por esta causa, no vamos a permitir que crezca el odio entre los pueblos o entre los ciudadanos. Dar crédito al odio es conceder la victoria al enemigo. Los francmasones, hombres y mujeres libres, constructores de un mundo para todos, lucharemos por la victoria del amor sobre el odio, del Derecho sobre la fuerza bruta, de la tolerancia sobre el fanatismo, de la justicia sobre la venganza.

Gran Logia Femenina de España,  Gran Logia Simbólica Española, Federación Española de la Orden Masónica Mixta Internacional del Derecho Humano, Gran Oriente de Francia.

Logos-miembros-EME

Anuncios
Publicado en 08.2017, Uncategorized

Feliz Solsticio de Verano

Desde la R.·.L.·. El Alba de Levante queremos desearos un Feliz Solsticio de Verano.

Solsticio de verano (2)

Fecha señalada donde las haya, tanto por su gran carga simbólica como por la importancia que tiene en tantas culturas alrededor del mundo. El Solsticio de Verano, invita por si mismo a la reflexión y a la observación de esas tradiciones y su trasfondo. Desde aquí os animamos a escuchar esa invitación para profundizar en su gran simbolismo.

El Solsticio de Verano, marca también el fin del curso masónico. Iniciamos un momento de descanso y de recuperar fuerzas, para empezar el nuevo curso con mucha más energía, compromiso y dedicación.

Esperamos que disfrutéis de tan importante acontecimiento.

 

Publicado en 07.2017, Uncategorized

África

Al Leer a algunos autores que actualmente están de moda en Occidente, se tiene la impresión de que el antiguo principio teológico extra Ecclesia nulla salus (fuera de la Iglesia no hay salvación) se quiere substituir por otro nuevo: Extra Occidentem nulla salus (fuera de Occidente no hay salvación). Si como misionero no puedo aceptar el primer principio, que me colocaría en una actitud de juicio o rechazo de los otros, incluso antes de conocerlos, mucho menos puedo aceptar el segundo.

Los africanos me han enseñado que para comprender a una persona debo aceptar su hospitalidad , sentarme a su lado, comer y beber la comida y la bebida que me ofrece, hablar de las personas queridas, aceptar reposar bajo su techo, reemprender juntos el camino al día siguiente.

En África la pobreza es una palabra que no tiene significado económico, sino social. Eres pobre si tienes pocas relaciones humanas. En una ocasión fui a Italia con dos amigos africanos, uno keniano y otro sudanés. Era su primer viaje fuera de África. Llegamos por la mañana temprano un día de invierno. Un amigo nos llevó en un coche a su ciudad. En el escaso trayecto entre el coche aparcado y la casa nos cruzamos únicamente con dos personas, las dos ancianas; hablaban animadamente solas. El sudanés , Armo, les miró sorprendido, compadeciéndolas. Al llegar a casa no pudo evitar hacer este comentario en voz alta: “ En los Montes Nuba, nadie es tan pobre que no tenga un amigo con quien hablar”.

El África que, según todos los parámetros del modelo de desarrollo occidental , no tendría ni siquiera la posibilidad de existir, está a otro nivel de lectura de la realidad. Es el Signo de que es posible otro mundo distinto, más humano . Es el signo vivo y palpitante de la presencia del Otro.

 

 

P. Renato Kizito Sesana

 

Publicado en 05.2017, Uncategorized

Apariencia vs verdad

Muchas, según se cuenta, son las observaciones que, a favor o en contra de cada arte, hizo Thamus a Theuth, y tendríamos que disponer de muchas palabras para tratarlas todas. Pero, cuando llegaron a lo de las letras, dijo Theuth: “Este conocimiento, oh rey, hará más sabios a los egipcios y más memoriosos, pues se ha inventado como un fármaco de la memoria y la sabiduría”. Pero él le dijo: “¡Oh artificiosísimo Theuth! A unos les es dado crear arte, a otros juzgar qué daño o provecho aporta a los que pretenden hacer uso de él. Y ahora tú, precisamente, padre que eres de las letras, por apego a ellas, les atribuyes poderes contrarios a los que tienen. Porque es olvido lo que producirán en las almas de quienes las aprendan, al descuidar la memoria, ya que fiándose de lo escrito, llegarán al recuerdo desde fuera, a través de caracteres ajenos, no desde dentro, desde ellos mismos y por si mismos. No es, pues, un fármaco de memoria lo que has hallado, sino un simple recordatorio. Apariencia de sabiduría es lo que proporcionas a tus alumnos, que no verdad. Porque habiendo oído muchas cosas sin aprenderlas, parecerá que tienen muchos conocimientos, siendo al contrario, en la mayoría de los casos, totalmente ignorantes, y difíciles, además, de tratar, porque han acabado por convertirse en sabios aparentes, en lugar de sabios de verdad.

Platón , Fedro, 275 a-b

Publicado en 04.2017, Uncategorized

En palabras de Federico Mayor Zaragoza

Vivimos en un momento en que normalmente sólo somos espectadores, receptores de información. Nos dicen que somos la sociedad del conocimiento, pero no es verdad. Somos la sociedad de la información . Hay algunos ciudadanos privilegiados y tenemos unos medios de información fantásticos, pero son medios de información, no de conocimiento; hay una gran diferencia.

El conocimiento es lo que se produce como consecuencia de la reflexión, del pensamiento, y se convierte en una respuesta personal. Tener estas respuestas personales, tener esta posición personal, esta soberanía personal, hacer lo que yo quiero, y no lo que me dicen que haga, actuar de acuerdo con mi conocimiento, y no con lo que me puedan decir desde fuera es fundamental para que pueda haber participación ciudadana, para que los ciudadanos puedan ser agentes y actores de una democracia auténtica, genuina. Pero eso lo tenemos que educar desde el primer momento; hemos de educar para conocer, para ser.     …/…

Hay una anécdota de hace siete u ocho años, cuando estaba en las Naciones Unidas. Un día mi padre me pregunto como iba la UNESCO y le dije que iba mejor; me respondió si realmente iba mejor o es que me estaba volviendo dócil. Eso es lo que nos tenemos que plantear todos los días: las cosas van mejor o es que nos dejamos llevar por el viento, nos dejamos arrastrar y decimos que no hay nada que hacer y hemos de aceptar las cosas tal como son. ¡No señor! No se han de aceptar nunca las cosas tal como son, si hacemos eso no tendremos nunca un sistema democrático justo; si nos dejamos arrastrar por estos huracanes de uniformismo, de gregarización, de hegemonización, no seremos nunca lo que cada ser humano tiene que ser, que es esta soberanía personal, esta capacidad de hacer el diseño de la propia vida. …/…

Jacques Delors en la comisión que ha presidido para la “educación para el Siglo XXI” ha dicho que tenemos que aprender a conocer, a hacer, a ser y a vivir juntos. Vivir juntos es fundamental porque democracia es también diversidad, es pluralidad, quiere decir que todos somos únicos, que todos somos diferentes, de una manera absolutamente extraordinaria, pero que al mismo tiempo todos nos reunimos porque estamos de acuerdo en unos principios universales. Estos principios universales están reflejados en la Declaración de los derechos del hombre del año 1948, que constituye una especie de horizonte ético o moral de la humanidad. Todos estamos de Acuerdo con la Justicia, la libertad, la igualdad, la solidaridad intelectual y moral, como dice la constitución de la UNESCO. Estos principios democráticos son como una especie de Pilar, las vigas que aguantan todo el edificio. …/…

Cuando en el año 1945 después de aquella guerra terrible, del genocidio, de las practicas más abominables de destrucción y humillación , se reúnen en San Francisco para redactar la primera carta de las Naciones Unidas, que se unían porque creían en alguna cosa todas juntas, dicen: “nosotros los pueblos”, no dicen “nosotros los estados” o nosotras las naciones” dicen “nosotros los pueblos”, porque hoy, ya todos los pueblos forman parte de esa visión extraterritorial del mundo, ya todos formamos parte de este espacio donde todas las culturas se han de encontrar e interactuar.

Federico Mayor Zaragoza

Publicado en Uncategorized

El científico y el mundo

Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba días en su laboratorio en busca de las respuestas para sus dudas.

Cierto día su hijo de 7 años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar. El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado. Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiese darle con el objetivo de distraer su atención. De repente se encontró con una revista, en donde había un mapa con el mundo, justo lo que precisaba.

Con unas tijeras recortó el mapa en pequeños pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciendo: Como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto para que lo repares sin ayuda de nadie.

Entonces calculó que al pequeño le llevaría 10 días componer el mapa, pero no fue así. Pasadas algunas horas, escucho la voz del niño que lo llamaba calmadamente.

Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo.

Al principio el padre no creyó en el niño. Pensó que sería imposible que, a su edad hubiera conseguido recomponer un mapa nunca visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño. Para su sorpresa, el mapa estaba completo. Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares. ¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz? De esta manera, el padre preguntó con asombro a su hijo:

Hijito, tu no sabias como era el mundo, ¿cómo lo lograste?

                – Papá, respondió el niño; yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre. Así que di la vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, di la vuelta a la hoja y vi que había arreglado al mundo.

Gabriel García Márquez

Publicado en 01.2017, Uncategorized

Memorias de Albert Speer, ministro de armamentos y arquitecto de Adolf Hitler

(Refiriéndose al juicio de Nürnberg y al régimen nazi)

En cierto modo, mis esperanzas se habían cumplido; gran parte de la culpa se había concentrado en nosotros, los acusados. Pero en aquella triste época, además de la depravación humana, entró por primera vez en la historia un factor que distinguía a aquel régimen despótico de todos los que le habían precedido, un factor que en el futuro debía adquirir aún mayor importancia. En mi calidad de máximo representante de una tecnocracia que irreflexivamente había utilizado en contra de la humanidad todos los medios a su alcance, yo trataba no sólo de admitir aquellos hechos, sino también de explicármelos a mí mismo “la de Hitler fue la primera dictadura de un Estado industrial en los tiempos de la técnica moderna, una dictadura que para ejercer el dominio sobre el propio pueblo, había sabido servirse a la perfección de todos los medios técnicos… Mediante los productos de la técnica, como la radio o el altavoz, ochenta millones de personas podían escuchar la voluntad expresada por la voz de un hombre. El teléfono, el telégrafo y la radio permitían que las órdenes dictadas por la suprema jerarquía pasaran inmediatamente a los órganos más inferiores, en donde, por proceder de tan alta autoridad, eran obedecidas ciegamente. De este modo, muchas oficinas y unidades militares recibían directamente pavorosas órdenes. Permitían tender una densa y tupida red de vigilancia sobre la población y mantener en secreto los actos criminales. A los de fuera, este aparato del estado tal vez se les antoje tan deslavazado como esas centralitas telefónicas que en apariencia no son más que una maraña de cables, pero, igual que estas, podía ser manejado y gobernado por una voluntad. Las dictaduras de otros tiempos precisaban de hombres de grandes cualidades, incluso en los puestos de mando inferiores, hombres que supieran pensar y actuar por su propia cuenta. El sistema autoritario de la época de la técnica puede prescindir de ellos; sólo ya los medios de telecomunicaciones permiten mecanizar el trabajo del mando inferior. En consecuencia, surge el tipo de ejecutor de órdenes, carente de espíritu crítico”…

“Esta catástrofe (escribía en 1947 en mi celda) ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad del sistema de la civilización moderna, edificado a través de los siglos. Ahora sabemos que no vivimos en un edificio a prueba de terremotos. El complicado aparato del mundo moderno puede, mediante impulsos negativos que se estimulan mutuamente, descomponerse irremisiblemente. No habría voluntad capaz de detener el proceso, si el automatismo del progreso recorriera una etapa en su marcha hacia la despersonalización del hombre, sustrayéndose a la obligación de responder de sus actos”

Durante los años cruciales de mi vida, deslumbrado por las posibilidades de la técnica, me puse a su servicio. Respecto a ella, no me queda al final sino escepticismo.

                                                                             Albert Speer

                                                         Ex-Ministro del Reich (1954)

Publicado en 12.2016